7/11/10

Acabado y vuelos del JG-35 de la Patrulla Abejorro 2ª parte.






Hola de nuevo.

En esta segunda parte, os mostraremos el acabado del modelo y sus vuelos, Vicente ha optado por una decoración sencilla y cómo no a mi parecer clásica, empleando como recubrimiento oratex en color blanco pálido que, como se puede apreciar, deja ver parte de la estructura, con un pequeño toque de color con esa franja roja en ala y morro pintados.







Alas.










Como en la primera parte destacar que la mayor dificultad a la hora de entelar fueron las alas y los timones, en el caso de las alas se tuvo que tener especial cuidado en el entelado del intradós y los bordes marginales, sobre todo también a la hora de tensar el recubrimiento para evitar reviramientos.


Timones.








En cuanto a los timones la dificultad residió en la flexibilidad que presentaba sobre todo el timón de profundidad, el cual hubo que entelarlo con mucho "cariño".


Motor.










El motor elegido desde el principio debido a que así aparecía en los planos ha sido este "Vivell-35", (entre otras cosas porque disponíamos de él), aunque el que consiguiera el récord mundial de altura fuera equipado con un "M.A.S de 1/5 de CV" (aprox. un 61 de la época), Vicente ha querido hacer la prueba con este motor.

La sensación que nos da a priori es que parece que le falte motor, aun habiendo aligerado al máximo la construcción del modelo. Respecto a la opción de si la prueba de vuelo la hacía con el sistema de encendido electrónico o glow, al final se optó por el de glow, porque creímos que nos ofrecía mayor potencia y rendimiento.

Y por último os mostramos la modificación hecha en el "carburador" del motor, acoplándole un sistema de guillotina para tener control de gases, que aunque su funcionamiento no es tan exacto como lo puede ser un carburador convencional, el resultado obtenido es bastante bueno.


Primer intento de vuelo.



video



video


Vistos los vídeos del primer intento, se confirma nuestra sensación de que el motor elegido "Vivell-35" no iba a ser lo suficientemente capaz como para poder hacer volar al modelo, al menos con la longitud de pista que tenemos, de manera que tendremos que pensar en otra opción.


Segundo intento de vuelo.





Para el segundo intento instalamos otro motor, en este caso uno más cercano a nuestra época, y como motor elegido Vicente se decidió por un Enya 46 de cuatro tiempos, con el cual sí que no tenemos la menor duda de que lo subirá con la potencia suficiente.



video


video



video






Visto lo bien que vuela y lo agradable que resulta, os emplazamos para la siguiente prueba, y es que Vicente tiene un motor que le va a venir de perlas a este JG-35, un OHLSOON-RIFE 60.
En la siguiente entrega explicaremos su funcionamiento con su encendido original y vuelo.

Hasta pronto y buenos vuelos.

31/10/10

El JG-35 de la Patrulla Abejorro. 1ª Parte.



Hola de nuevo a todos, esta vez Vicente Casas (padre) nos vuelve a sorprender con un aeromodelo histórico: el JG-35.





En esta primera parte os hemos querido mostrar la estructura que presenta el aeromodelo que más adelante detallaremos, pero antes de todo esto vamos a hacer un poco de historia respecto al JG-35.

Como su iniciales indican "JG-35", estas corresponden a su diseñador D. José Gogorcena Azátegui el que fuera jefe de la Escuela Central de Aeromodelismo de Madrid, siendo el motivo del diseño de este aeromodelo la participación del III Concurso Nacional del año 1946. Y el número 35 corresponde, según aparece en los planos, al motor "Vivell-35" que se presupone debería de llevar.

Nuestro segundo protagonista es D. Zacarías Guzmán Caballero, de la Escuela de Aeromodelismo de Albacete, que fue el constructor del aeromodelo para la participación del IV Concurso Nacional de 1947, donde este aeromodelo estableció el récord mundial de altura de aeromodelos con 2.717 metros, y logrando la marca nacional de duración de vuelo en dos horas, dos minutos y cincuenta y dos segundos.

Vicente Casas ha querido rescatar este aeromodelo del olvido y presentarlo de nuevo en sociedad como homenaje a los dos aeromodelistas que lo hicieron posible, pero haciéndole algunas rectificaciones al diseño original, por varias razones:

La primera fue adaptar el modelo a la normativa vigente, puesto que no podemos hacerlo volar como se hacía en su época, ya que esto nos podría acarrear serios problemas si el aeromodelo aterriza donde no debe y causa algún tipo de daño o accidente.

La segunda fue la de incorporarle un equipo de radio, puesto que el original volaba sin radio haciendo giros muy abiertos y ascendentes, por lo que se ha tenido que modificiar la estructura del fuselaje y timones para poder dar cabida a los componentes así como la del motor empleado para tener control de gases.

Una vez dicho esto, vamos a centrarnos en el aeromodelo.

Fuselaje:









En el plano aparece una estructura de fuselaje poligonal de seis lados, con una cantidad de nada más y nada menos que once cuadernas para la composición del fuselaje, en este caso Vicente ha simplificado al máximo esto eliminando la mayoría de cuadernas, dejando sólo tres para la elaboración del fuselaje y variando la construcción de los laterales haciéndolos en celosía. Con ello conseguimos equilibrar el peso añadido por los componentes de la radio por la madera no empleada.


Motor:






El motor utilizado es, como se indica en el plano, un Vivell 35, que se ha modificado para poder tener control de gases (las modificiaciones efectuadas en el motor no han necesitado la realización de mecanizado en el mismo, de manera que podemos dejarlo en su estado original), acoplándole un sistema de guillotina en el carburador y además un encendido electrónico para la alimentación de la bujía, puesto que nos da más confianza que el sistema original.


Alas:














Lo más complicado en la construcción de este aeromodelo han sido dos elementos, uno de ellos las alas y el otro los timones, con sus 2 metros de envergadura y su estructura aligerada conectada por múltiples largueros, ponen a prueba las dotes constructivas de más de uno, así como la realización de los bordes marginales. En este caso las modificaciones se centraron en realizar dos semialas, para mejorar el transporte del aeromodelo y para ello Vicente empleó un sistema muy conocido y de fácil realización, que es la de incorporar un sistema de bayoneta en el centro del ala para que puedan ir conectadas ambas semialas, junto con una costilla central en cada una de ellas a la que le sobresale un tetón, que va encajado en el frontal del fuselaje y éstas a su vez van sujetas por dos tornillos al fuselaje cercanos al borde de salida.

Timones:















Como decía anteriormente, el otro elemento difícil de construcción son los timones, en éstos las modificaciones se centraron (respetando la estructura y forma) en que pudieran ser desmontables y por supuesto dotarlos de partes móviles para su control de vuelo. Lo más complejo ha sido la realización (al igual que las alas) de los bordes marginales y la conexión de todas las costillas con los múltiples largueros que conforman la estructura.
El sistema ideado para su montaje y desmontaje es muy sencillo, consistiendo, al igual que las alas, en un tetón que se introduce en una cuaderna al fuselaje y un tornillo cercano al borde de salida para sujetar el conjunto.
Respecto a la ubicación de los servos, Vicente optó por la colocación próxima a los timones ya que le permitía descartar el peso de las transmisiones, puesto que debido al poco momento de morro que tiene será inevitable poner peso delante, así que cuanto menos pese la cola menos peso delante tendremos que poner.


Hasta aquí hemos llegado con la 1ª parte, centrada en los aspectos constructivos, en el siguiente reportaje os mostraremos la prueba de vuelo con el motor original Vivell 35 y sus avatares.

Buenos vuelos.