31/5/10

3ª Prueba.




Bueno..., tras haber visionado repetidas veces los cortos de los anteriores intentos, sacamos como conclusión lo siguiente:

- El autogiro tiende al vuelco hacia la izquierda porque el rotor no se prelanza con suficiente rapidez, por lo que al no generar la suficiente sustentación, el par motor hace volcar al autogiro en cuanto toma velocidad.

- En segundo lugar el excesivo peso (a nuestro entender) del autogiro (4 kg), hace que el motor que lleva, el Saito 65 sea insuficiente, por lo que si alguien se anima a construirlo recordar que si la cola os sale pesada (como es el caso) luego tendréis que lastrar con bastante peso en el morro.














Aquí tenéis una muestra de los daños sufridos por los anteriores intentos, no son muy graves después de todo.






Otras rectificaciones han sido poner un par de listones en el timón de dirección ya que se había doblado un poco a causa (suponemos) de la laca aplicada a la madera, de esta forma lo llevamos al sitio y hacemos que esté complemente recto, también otro cambio es este rotor que es igual que al anterior pero con un alma de plástico más gruesa y dura dado su predecesor sucumbió a los golpes, que se pueden apreciar en la parte superior del cabezal, y por último se ha sustituido el motor 400, para el prelanzado por un 480 mas potente.

Una vez realizado todos estos cambios procedemos a realizar la prueba de vuelo, esta vez nuestro colaborador Plácido nos ha abandonado (tiene que recuperarse de la impresión de las anteriores pruebas) por lo que no tenemos testimonio visual del intento de vuelo.

Pero en definitiva y resumiendo, con el nuevo motor 480 si se consigue un prelanzado bastante más activo, la corrección del timón de dirección también hace que el autogiro salga más recto, pero lo que si que no funciona es el motor Saito 65, que tras conseguir un leve intento de elevación queda patente que no tiene potencia suficiente para poder elevar el autogiro.

No hay nada como una bocanada de aire fresco para recargar pilas y seguir en nuestro empeño, esta prueba nos recarga el ánimo y las ganas.

Ya casi lo tenemos...!!!.

2ª Prueba del Little Juan.



Por fin amanece un día idóneo para realizar las pruebas de vuelo, ansiosos, deseosos e impacientes por llevar a cabo nuestro propósito no perdemos tiempo en realizar los preparativos para ello. Hoy tenemos a Plácido nuestro cámara de lujo que ha hecho estos cortos, con cierto riesgo para su integridad física ya que en alguna ocasión tubo que correr delante del autogiro.
Desde Patrulla Abejorro agradecemos tu grata ayuda.


Aquí esta el primer intento.

video


2º Intento.

video


3º intento


video


Visto lo visto, creo que me toca coger mi "peaso autogiro" y sentarme en el" sillón de pensar", a ver en que estamos fallando. Así que hasta otra.

Autogiro Little Juan.



De nuevo se os saluda a todos, después de un tiempo en dique seco en cuanto a publicación bloguera, os presentamos un nuevo modelo llamado "Little Juan".


Este autogiro lo encontré gracias a un amigo que navegando por internet hace ya un par de años, consiguió un planito de un autogiro de vuelo libre para un motor de 0,8, y como sabía de nuestra afición pues nos lo pasó, y mira por donde un día buscando otra cosa que no tenía nada que ver con esto aparece el plano por una carpeta y así empezó este proyecto hace más o menos ocho meses.






Le hemos diseñado un sistema de desmontaje para la cola del autogiro, de modo que en caso de transporte, almacenaje o rotura sea más fácil su sustitución.

Tras una laboriosa construcción y muchas horas invertidas en pensar cómo y de qué manera convertimos este autogiro de vuelo libre en un modelo más grande para rc, hemos obtenido este resultado:

Un autogiro de 1200 mm de longitud de fuselaje, 1400 mm de diámetro de disco rotor y unos cuatro kilogramos de peso, motorizado con un Saito 65 y motor 400, para el prelanzado de las palas.




El cabezal que incorpora es de construcción en madera con alma interior de plástico, con la configuración de ejes de pala a 120º.


En el sistema de prelanzado se ha utilizado un motor eléctrico normal, (si vuela bien, ya le pondremos un brusless), con una reductora 4/1, más un piñón de 28 y una corona de 120,
suficiente (pensamos) para mover el rotor.





Cómo no, en el día de la prueba posan ante el protagonista, el constructor, el maestro y nuestro colaborador y buen amigo Txema, autor de las fotos.



La tarde elegida para el estreno se presenta no muy buena, con viento variable e intensidad moderada a fuerte. Así que mientras esperamos que mejoren la condiciones matamos el tiempo como podemos.


La tarde se nos va, y la cosa no ha cambiado demasiado por lo que decidimos hacer pruebas de motor y corretear el autogiro por la pista para ver si tiene algún "vicio".





Las manos a los mandos echan humo, por dar gas e iniciar la carrera de despegue, pero el sentido común nos dice que debemos esperar a que las condiciones sean más favorables para la prueba, de modo que lo intentaremos en otra ocasión.